Las Ordenes religiosas en Chile

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Las Ordenes religiosas en Chile

Mensaje  Herodoto el Jue Sep 18, 2008 1:07 am

Las Ordenes religiosas en Chile

Si buscamos en el diccionario el significado de “Conquista”, dirá algo parecido a: Ganar un territorio u o posición, mediante una guerra. Pero, ¿Es realmente eso lo que define a la conquista de Chile? Si lo pensamos, siempre hablamos de la conquista de Chile, pero jamás los españoles lograron adquirir el territorio de Arauco para ellos (Sur del Bio-Bio). Y mucho menos ganaron una guerra, la cual se estima que duro 300 años. Pero entonces ¿Porque llamamos conquista al proceso que ocurrió en Chile con la relación Español-Araucano? Si modificamos el significado a una norma mas general, podremos entender el significado de Conquista, para poder entender lo que sucedió en Chile, durante la época Colonial: Cambio y/o adaptación de la cultura (entiéndase este termino como: económico, político, social y religioso)que realiza el pueblo dominante, frente al pueblo o nación más débil, y por ende más vulnerable a alguno de estos cambios.
Al referirme a los cambios económicos, político, sociales y religiosos, lo vemos a grandes rasgos en la medida que comparamos a los pueblos indígenas con Antes y Después de la llegada de los susodichos españoles. Por ejemplo, podemos observar que la mayoría de los pueblos promaucaes, eran, en su mayoría, cazadores-recolectores, con una convivencia de tribus, religiones politeístas y en constante pleitos con otros grupos étnicos; Después de la llegada de los españoles, fueron obligados a vivir con estilos económicos de minería (para beneficio de los españoles) y más tarde con un estilo agropecuario (beneficio de encomiendas, y de la economía nacional), dejando de lado las tribus para viviendo en encomiendas (de forma obligatoria), con la obligación de adorar al Dios heterodoxo, y con la convivencia social, dentro de una misma encomienda, con varios grupos étnicos de las zonas, sin importar si en el pasado tuvieron conflictos.



Esta definición, a grandes rasgos, no es exactamente precisa, pero da hincapié para poder entender una disyuntiva que rara vez yo he podido ver en los trabajos de los grandes historiadores, y es ¿Cómo es posible, que todos estos cambios culturales, fueron hechos solo por soldados conquistadores? La respuesta es muy simple, estos cambios no fueron realizados por estas personas, sino que fue la Iglesia la encargada de realizar los cambios, no solo para los pueblos Indígenas, sino que también para el pueblo mestizo y posteriormente para los criollos. La iglesia fue la encargada de realizar los cambios religiosos – principalmente-, pero para eso, era necesario también cambiar el tipo de sociedad indígena. Recordemos que eran inmensas cantidades de terrenos, cerros, ríos, altiplanos, llanuras, valles, etc. donde vivían estos Indígenas, por lo que fue necesario agrupar a estos grupos de Neoconversos, para poder adoctrinarlos debidamente. Esto marca claramente el cambio de convivencia social, y al mismo tiempo, para mantener las provisiones de todos estas aglomeraciones de Indios, era necesario tener una agricultura que fuese sustentable para todos, lo que implica un cambio radical al tipo de vida que llevaban estos Indígenas.
Otro punto que rara vez he visto, a sido el cambio cultural que experimentaron los mismos españoles que llegaron como conquistadores, debido a que en América ya poseían cierta Libertad, pues no tenían Instituciones inquisitoriales que los vigilasen o sancionaren en caso de cometer alguna blasfemia o herejía, y mucho menos existía un órgano institucional que fuera capas de regular el comportamiento de los españoles que colonizaban a América, y mucho menos en Chile, debido a que lo más cercano que vivía un residente de Santiago de la Nueva Extremadura, de un tribunal, eran cientos de kilómetros, para llegar a la ciudad del Virreinato del Perú ( el cual, de por cierto, a mi juicio, no tenia la Moral para poder juzgar de herejes o de blasfemos a otras personas, por el libertinaje que poseía la ciudad de Lima). Por esta misma razón, podemos ver que la cultura Española, conquistadora de Chile, no poseían Costumbres como para “accidentalizar” a los Neoconversos, y esto fue otro punto que debía proteger la Iglesia, pues debían mostrar el carisma Español, occidental a estos Indios que eran miserables.
Aun así, los primeros Sacerdotes y clérigos en América no eran muy abundantes, por lo que sus misiones evangelizadoras no proliferaron a gran escala durante el primer siglo de conquista. Además, su misión evangelizadora se dificultaba enormemente por la hostilidad que encontraban en algunos pueblos, y por esa razón, obviamente los españoles conquistadores debían defenderse con todos los hombres que disponían. Es decir, que los sacerdotes no se podían dar el lujo de solo observar las batallas, sino que también debían participar en éstas para su sobre-vivencia. Francisco Frías Valenzuela, comenta que a estos sacerdotes que Luchaban contra los indígenas, eran llamados capellanes de ejercito y posteriormente estos mismos hombres actuaban como doctrineros, dejando a confusión a los Indígenas que veían a estos hombres luchar tan sangrientamente, para luego hablar de la Palabra de un Dios de Amor y Paz. Por lo que también deducimos que los sacerdotes y misioneros, no solo actuaban conforme a la religión, sino que más de alguna vez, tuvieron que luchar por sus vidas, convirtiéndose en verdaderos soldados de la Corona Española.
Ahora bien, cuando llegan los primeros sacerdotes a Chile, junto con las ordenes religiosas, y posteriormente, la creación de las primeras iglesias y catedrales, surgen muchas interrogantes, conflictos, y leyendas negras, al no haber seguridad entre los historiadores que hablan sobre el tema. Aun así, de lo que sí podemos estar seguros, fue de la importancia de crear catedrales y conventos no solo en la ciudad de Santiago, sino que también en los pequeños pueblos del sur, hasta Concepción y posteriormente, con la fundación de cada nueva ciudad y pueblo, se fueron estableciendo capillas e iglesias al rededor del territorio, para no perder el sentido Doctrinero de los sacerdotes.



Primeramente llegan a Santiago de la nueva Extremadura, los Caballeros de la Real Celestial y Militar Orden de Nuestra Señora de la Merced, Para la Redención de los Cautivos, más conocidos como la Orden de los Mercedarios. Los primeros sacerdotes de esta orden, pisan suelo chileno junto con la campaña de Don Diego Almagro, donde vienen dos sacerdotes llamados: Antonio de Solis y Antonio de Almansa. Fueron estos hombres los encargados de realizar la primera misa en el suelo Chileno, junto a los Principales Conquistadores (recordemos que esta expedición de conquista fracaso, es por eso que no se comenta mucho del primer grupo mercedario que se estableció en el país) en el valle del Copayapu, conocido actualmente como el valle del Copiapó, en la región de Atacama. Mas tarde, llegando a la recién fundada ciudad de Don Pedro Valdivia, llegan los Sacerdotes Antonio Correa, Antonio Olmeda y Miguel de Benavente. El primero de los sacerdotes que acabo de mencionar, fue el encargado de traer la imagen de la Virgen de la Merced (1584), la cual aun se venera en el altar mayor de la Basílica de la Merced. La llegada de los sacerdotes de esta orden, tenia la finalidad de asistir espiritualmente a los habitantes de esta nueva ciudad, y al mismo tiempo adoctrinar a los nuevos súbditos de la corona española.
Los mercedarios, ocuparon los terrenos que les asigno el cabildo que llegaba a los pies del cerro Santa Lucia, y es allí donde comienza la primera construcción de una iglesia en Santiago, cerca del año 1566, con un aporte de unos 15.000 que aporta el Gobernador de Santiago y benefactor, Don Rodrigo de Quiroga. Pero como era un edificio construido muy a la ligera—sin materiales resistentes y sólidos--, fue derrumbado totalmente en el terremoto de 1647, por lo que se tubo que construir una segunda iglesia que se realizo con un estilo artístico más elegante, y excesivamente decorado – Parece extraño saber esto, porque la Iglesia debía ser un espacio para cualquier persona de la comunidad que deseara entrar en ella, pero con tanto lujo, es fácil deducir que no cualquier persona podría ingresar a esta iglesia, por lo que me lleva a pensar, que fue una iglesia solo para la Elite de Chile (Aunque no habían muchas personas en ese entonces). Esta iglesia fue abatida por el segundo gran terremoto que ocurrió en Santiago en el año 1730, donde quedaron solo algunos cimientos. Aprovechando estos mismos, 5 años después, se comienza a construir la tercera iglesia a cargo del Provincial Alonso de Rosas y el Padre Alonso de Covarrubias. Mas tarde el altar fue re-decorado por el arquitecto Joaquín Toesca en el año 1795.





Mas tarde, después de la llegada de los mercedarios, hacen su aparición en escena, la orden de Los Frailes Menores, más conocidos como los Franciscanos. En la primavera de 1553 arribaron a la colonia Chilena, con la idea de fundar una Iglesia para adoctrinar a los Indígenas que ocupaban este territorio. En el año 1554 es cuando logran establecerse definitivamente como una Orden Eclesiástica. Los primeros sacerdotes fijaron su residencia en los terrenos que les había asignado el cabildo de Santiago, en el costado sur del brazo seco del Mapocho, es decir, en la actual alameda. Fue en este lugar donde construyen una Ermita iniciando la devoción a la Virgen del Socorro, con una imagen que fue traída por el mismísimo Pedro Valdivia, en su proceso de Conquista.
Finalizando el Siglo, se dio inicio a la construcción de una gran iglesia, la cual estuvo bajo la construcción de del padre Fray Antonio Correa, constituyéndose esos muros los más antiguos de la ciudad de Santiago, debido a que aun permanecen en pie, después de tantos años y de haber soportado tantos terremotos que destruyeron toda la ciudad.
La mayor importancia de los franciscanos, fue la creación de conventos, los cuales también funcionaban como doctrineros de Indios. Uno de los mas importantes, fue construido por Don Juan de Torrealba en el año 1579. Su acción doctrinera abarcaba a las poblaciones de Talagante, Pelvin y Llupeo. Se ubicaba al sur del rió Mapocho, y cerca del camino real hacia la costa, instalando al mismo tiempo, un colegio de misioneros. En el año 1732, los franciscanos se trasladan a la ribera norte del rió, construyendo su convento en un terreno que le fue donado, manteniendo el nombre de San francisco del monte.





Posteriormente, llega la Orden de los Predicadores, más conocidos como los Dominicos. Llegan a nuestro territorio, con el arribo del gobernador García Hurtado de Mendoza, estableciéndose en la ciudad de santiago detrás del Cabildo fundacional. Construyeron su convento y una iglesia que consagraron a la devoción a la Virgen del Rosario. En el año 1563, se nombra al primer obispo de Santiago del Nuevo Extremo, el cual recae sobre el sacerdote Dominico Bartolomé Rodrigo Gonzáles de Marmolejo. Posteriormente, en el año 1619, los Dominicos fundan la primera Universidad de Chile con las bendiciones papales y las reales, de Paulo V y de Felipe III de España, la cual fue conocida como La Universidad Santo Tomas de Aquino, iniciando sus actividades en el convento de la congregación (Esta Universidad, no tiene ninguna relación con la actual Universidad Santo Tomas). Estas dos acciones, colocaran a los Dominicos en un gran nivel de prestigio dentro de la comunidad, y sentarían las bases para la difusión de la educación y organización eclesiástica en estas nuevas tierras.
Llega a tal importancia la Orden de los Dominicos, que Don Rodrigo de Quiroga y Doña Inés Suárez, donaron un terreno de la Chimba, para la congregación Dominica. Desde un principio, esta orden religiosa pretendía fundar el mayor convento de mayor importancia para la comunidad, pero no lo lograron hasta 1750, año en que Cristóbal de Soledo, comenzó la construcción del llamado Convento Viejo y que termino 3 años mas tarde por el Padre Manuel Acuña, con la colaboración de los Frailes Justo Santa Maria Oro y Sebastián Díaz.
Así como en la construcción del convento Los Dominicos aparecen como los Padres de la arquitectura en la época colonial, porque se podía reflejar el Triunfo del Estilo Neoclásico en lo que comenzó siendo un modesto convento.


Última edición por Herodoto el Jue Sep 18, 2008 1:15 am, editado 3 veces
avatar
Herodoto
Admin

Masculino
Cantidad de envíos : 22
Edad : 29
Localización : Santiago de Chile
Fecha de inscripción : 17/09/2008

Ver perfil de usuario http://historicidad.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Ordenes religiosas en Chile

Mensaje  Herodoto el Jue Sep 18, 2008 1:07 am



Mas tarde, hace su entrada al territorio Chileno, la Compañía de Jesús, más conocida como Los Jesuitas. A pesar de su importancia en toda Latinoamérica, también tubo un Rol importante en Chile, junto a las otras ordenes, lo cual comentare un poco mas adelante. El estilo Jesuita era muy curioso, porque no dependía del Gobernador para sustentarse, pues cada Casona ( ya sea iglesia, convento, capilla, etc.) se debía sustentar por si mismas, es decir, eran completamente independientes, lo que les permitió establecer muchas Iglesias en el territorio, en un periodo relativamente corto, pues no debían esperar el dinero de los gobernadores, mas bien, solo esperaban los Permisos. Con estas características podemos ver claramente que eran unos completos comerciantes, lo cual podemos demostrar cuando los Jesuitas compran una Iglesia a los Mercedarios, en el Siglo XVIII – Casa de los Religiosos de la Calera de Tango--, la cual fue ocupada para el servicio de su Colegio Máximo San Miguel. La compra surgió primeramente por el deseo de explotar las Caleras que existían en la zona, porque eran de máxima calidad, y al mismo tiempo pretendían dar mayor auge a la agricultura, que llego a la cúspide en 1750. Para ambos trabajos, tuvieron que ampliar los primeros cimientos de la Casona que habían comprado, para poder alojar cómodamente a todas las personas que trabajaban en las Caleras y en las bodegas de almacenamiento.
Como fue grande el éxito de los jesuitas en Chile, se construyeron nuevos talleres y nuevas haciendas por el territorio, por lo que un día, convocan una segunda venida de un nuevo grupo de jesuitas para Chile. Dentro de estos hombres se encontraban Artistas, Artesanos de todo tipo, músicos, etc., los cuales ayudaron fuertemente al crecimiento económico de los Jesuitas. Es aquí también donde dan paso al cambio más significativo que constituyo la iglesia en el territorio Chileno. Diego Barros Arana, nos cuenta de unos sucesos que también fueron de gran importancia dentro de la colonia Chilena, y esta fue que “ en 1748 trajo—un jesuita-- una verdadera colonia de artífices y de artesanos alemanes” Estos hombres, presentan un gran avance a la economía del Gobierno, debido a que estos hombres, aumentaron el comercio interno, y al mismo tiempo, fueron puestos como Profesores o Maestros lo cual significo el principio de las actividades gremiales dentro del País.



Por ultimo, tenemos a los Ermitaños de San Agustín, más conocidos como los Agustinos. En 1595 esta congregación hace su entrada a Santiago del nuevo extremo, encabezado por provincial Cristóbal de Vera, estableciéndose en la propiedad del capitán Francisco de Riberos, pero más tarde se trasladaron a su actual paradero – Calle Estado con esquina Agustinas—donde construyeron una iglesia y su respectivo convento, en el cual se consagra la figura de Nuestra Señora de la Gracia. Una de las actuales Iglesias de los Agustinos, tiene su origen en la formación del convento de monjas de Santiago, autorizado por el cabildo en 1571 a petición de Doña Francisca Terrin de Guzmán, con el Único Objeto de acoger a las viudas e hijas de los Capitanes que perecían en la guerra de Arauco.
Los terrenos parar este monasterio fueron donados por el Cabildo y por Don Antonio Gonzáles Montero. Era encomendero, alférez Real, capitán de milicia y procurador de la ciudad, pero además de eso, era sobrino del primer Obispo de Santiago, Don Rodrigo Gonzáles Marmolejo. Junto con la aprobación de la construcción, el Cabildo aporta los recursos necesarios para que se iniciara la construcción de los edificios e iglesias, para lo cual también contribuyo su fundadora – Doña francisca Terrin de guzmán—entregando toda su fortuna.
La primera Iglesia estaba situada en Ahumada—esquina Agustinas—y fue destruida por completo en el terremoto de 1647. Se volvió a reconstruir con la ayuda del Virrey del Perú, con la cooperación de las canonesas Agustinas de Lima, con dineros reunidos por el obispo Gaspar Villaroel y sobre todo con el trabajo de la comunidad.
Con tanto recurso en manos de los Agustinos, es fácil pensar que sus iglesias eran “de lujo”, y es por esa razón, que después del terremoto de 1730, las Iglesias Agustinas dejaron de ser tan lujosas, y pasaron a ser Iglesias muy sencillas y de esta forma, perduraron mas tiempo, porque sus reparaciones fueron mas sencillas.
Esta información es la más común dentro de los libros que poseemos de las ordenes religiosas en Chile, pero existen historiadores, y profesores que discrepan en varios puntos, creando así lo que denominamos las “Leyendas negras”, que van en desmedro de las propias ordenes religiosas. Una de las historias más curiosas que se pude apreciar, fue una que relato el Raúl Rojas (Departamento educativo del Museo Histórico Nacional), en la cual comenta del Primer asentamiento de una orden religiosa en Santiago. Como mencione anteriormente con las Ordenes de los mercedarios, estos fueron los primeros en pisar el suelo Chileno, pero no fueron los primeros en constituir una iglesia o parroquia en la recién fundada ciudad. Se comenta que cuando llegaron con Pedro Valdivia, se les destino un terreno a los pies del Santa lucia para fundar su primera parroquia, y en ese entonces, los sacerdotes viajan al Perú a buscar materiales para construir la parroquia —Recordemos que los viajes desde Santiago a Perú, tardaban muchos días, semanas e inclusive meses, dependiendo del clima, de la hostilidad que encuentren en el camino, y del cargamento que traigan. Aunque lo logren transportar por barco, de todas formas tardaría demasiado, porque la costa, esta a 120 Km. de Santiago---, pero en ese lapsus de tiempo aparecieron los Franciscanos, quienes ocuparon el terreno que era para los mercedarios, creando la Primera parroquia en Chile. Esto va contradictoriamente con los datos que entregue anteriormente, puesto que se supone que la primera parroquia la establecieron los Mercedarios, pero investigando un poco más, se dice que el terreno no tenia ninguna construcción, y cuando los mercedarios quisieron comenzarla, partieron al Perú, dejando los primeros cimientos de la iglesia sin terminar, y es allí cuando llegan los Franciscanos, que viendo la obra inconclusa, y teniendo los materiales para construir la parroquia, no dudaron en terminarla. Esto genero un gran conflicto con los Mercedarios, y fue por eso que más tarde, para consolar su descontento, se les asigna un terreno mucho más amplio para establecer sus Iglesias.
Otra de las leyendas Negras, comenta la llegada de los Dominicos, o mejor dicho “La Mal Llegada”. Se dice que los primeros Dominicos en pisar suelo Chileno, lo hicieron a través del puerto de La Serena, con solo 7 miembros. Estos dominicos, sin vacilar ningún momento llegan predicando la palabra de Dios a todos los Indígenas que encontraban en su paso, lo cual molesto a algunos Encomenderos que ya se habían establecido en La Serena, explotando recursos –No se sabe con exactitud que era lo que explotaban, pero presumo que abran sido yacimientos de metales preciosos, porque fue lo que mas proliferaba en la economía en ese entonces—y fue por eso que empezaron a expulsar a los Dominicos de esos territorios, en dirección al Sur. Fueron de pueblo en pueblo, de comunidad en comunidad, de campamento en campamento, expulsados constantemente, hasta llegar a Santiago, donde los recibieron con los brazos abiertos. Pero como estos 7 hombres eran tan pobres, no tenían dinero para fundar una parroquia y ni siquiera un lugar donde hospedarse, así que fue aquí donde –Según Don Raúl Rojas—que se conformo la primera especie de “Teletón”, donde todos los Vecinos juntaron una enorme cantidad de dinero, para que los dominicos pudieran fundar su primera Iglesia en el territorio de la Colonia de Chile.
Mas tarde, con la llegada de los Jesuitas, los Dominicos comienzan una especie de batalla de trincheras, en cuanto a asuntos de educación. Recordemos que fueron los dominicos quienes fundaron la primera Universidad de Santo Tomas de Aquino, en donde se impartía principalmente, la carrera de Teología, Gramática y Filosofía. Esta fundación, fue para demostrar que los Jesuitas no eran necesario en el territorio, y para demostrar que ellos –los Dominicos—eran más astutos e inteligentes que los jesuitas. Pero más tarde, con los Reformas Borbónicas, la Universidad Santo Tomas, fue cerrada—a pesar de que en las Leyendas negras, dicen que esa institución fue a la quiebra, y por eso la cerraron--, pero al mismo tiempo se inauguro la Universidad de San Felipe, pero esta no pertenecía a ninguna Orden religiosa, sino que correspondía al Gobierno de Chile, y fue por eso que se lograron impartir una mayor variedad de carreras, como Leyes y Bachilleratos.
Ahora, hay una parte muy importante que no se habla muy a menudo en la importancia de la Iglesia para el Estado, como lo he estado anunciando un par de hojas atrás. Principalmente, como advertía desde un principio, no solo eran los Indios los que necesitaban adoctrinamiento, sino que también los propios españoles, los cuales se vieron en un proceso de “Sincretismo” cultural, donde no solo los Indios adoctrinados correspondían a las enseñanzas de los Sacerdotes, sino que también los españoles se van adaptando al tipo de cultura que enfrentaban. Con esto se ve claramente, que se va dejando de lado la idea de “Pureza de sangre”, debido a que ya no importaba plenamente ser un español de raza pura ( por lo menos en el caso de Chile con los datos que voy a explicar), pues como lo más importante que podía aspirar una persona, para tener prestigio, eran los cargos públicos. Pero sucedió que en un periodo, que a los cargos públicos podía ingresar cualquier individuo que fuese adinerado, pues como nos revela Mario Góngora “Un señor con mucho dinero, compro un cargo administrativo para su hijo y para uno de sus sobrinos”. Es decir, que un Mestizo cualquiera, que por alguna razón tuviera un gran capital, podría participar en los cargos que supuestamente solo podían acceder los españoles Puros de sangre.
También es fácil pensar esta idea –Mestizo adinerado—por que si pensamos que los españoles tenían hijos con mujeres Indígenas, legitimándolos, y estos hombres al morir ¿Quiénes heredarían su fortuna? Claro esta, que serán estos hijos de mestizos. Es por esta razón que durante la Gobernación de García Hurtado de Mendosa, trae a muchas mujeres para desposar con los españoles, porque aborrecía el mestizaje, y aun más, por pensar que éstos podrían optar por un cargo publico. Es aquí donde entra la Iglesia a controlar todos estos conflictos, pues como nos revela Jaime Valenzuela “Los cargos de Seculares estaban en directa relación con los intereses políticos y con la dirección doctrinaria que la propia Corona deseaba imprimirles” Esto se refiere, a que los españoles querían optar por el poderío absoluto por siempre en estas colonias, y es por eso que a los sacerdotes comienzan a culpar de Pecadores, a los españoles que solo convivían con mujeres Indianas o mestizas—Concubinato--, queriendo decir, que los españoles solo podían contraer matrimonio con mujeres españolas.



La iglesia no solo fue la responsable de mantener el orden dentro del Gobierno, sino que fue la que participo en la Educación de los Españoles, que vivían en Chile. La educación primaria y secundaria, se dio solo gracias al esfuerzo de sacerdotes que hacían un doble esfuerzo: Adoctrinar a los Neoconversos, y al mismo tiempo, apoyar la educación de los Hijos de los conquistadores y españoles residentes. La institución primaria —dice Francisco Frías Valenzuela---, comenzó bajo el gobierno de Hurtado de Mendosa, cuando comienza a aumentar la población –Recordemos que es este personaje quien trae consigo a los Dominicos, a las mujeres, para dejar el concubinato, a grandes artesanos y arquitectos, etc. asiendo a Santiago una ciudad envidiada --- y aprovechando la situación de las guerras civiles del Perú, invita a los maestros que residían en el territorio, y a los españoles desterrados. Pero lamentablemente, como estaban preocupados por la guerra de Arauco, la proliferación del comercio, y la escasez de niños que podrían entrar a un colegio—por lo costoso que eran--, no fructificó mucho esta idea.
Pero la enseñanza secundaria, comienza a finales del siglo XVI, con la apertura de colegio de los Dominicos y del Colegio San Miguel, de los Jesuitas, en los cuales se enseñaba principalmente Gramática latina, Filosofía y teología. Los jóvenes que eran considerados capaces (Inteligentes), eran enviados a Lima, para obtener una mejor educación, como en el caso del Poeta Criollo Pedro de Oña.
Otro avance que se realizo solo gracias a la iglesia, en Chile, fue la educación femenina, que se realizaba generalmente en los conventos. Esto comenzó a finales del siglo XVI, donde solo eran educadas las Señoritas Principales, donde les enseñaban a leer, escribir y contar, aunque de una forma muy imperfecta. Pero también se agregaban enseñanzas que se consideraban básicas para una dama, y eso seria aprender a bailar, a tocar algo de música –instrumental y vocal--, pero en lo que más se esmeran por enseñar, es por ser una buena “Dueña de casa”


Última edición por Herodoto el Jue Sep 18, 2008 1:10 am, editado 2 veces
avatar
Herodoto
Admin

Masculino
Cantidad de envíos : 22
Edad : 29
Localización : Santiago de Chile
Fecha de inscripción : 17/09/2008

Ver perfil de usuario http://historicidad.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Ordenes religiosas en Chile

Mensaje  Herodoto el Jue Sep 18, 2008 1:07 am

Pero no solo la educación fue la que cambio, sino que la evangelización en Chile, tubo un carácter muy curioso, el cual no es muy referido. Me refiero al estilo de Música Religiosa. Se sabe que existía la trompeta, la guitarra, el tambor, la vihuela, flauta y piano, para realizar cantos misionales en los cuales, se dice que hechizaban a los Indígenas, y era más fácil de adoctrinarlos y amancebarlos.—ahora bien, no hay datos de si hacían estos eventos en las ciudades y pueblos, o en plenas llanuras y valles, pero algo es seguro, y es que es completamente cierto porque si hay algo que caracterice al pueblo mapuche ( por ejemplo) es la música que logran crear en los machitun y el guillatún. Valenzuela habla también de que se realizaba muy a menudo el Canto Llano. El cual consiste en cantar sin instrumentos musicales, y al aire libre, con un grupo de sacerdotes. También nos dice que los sacerdotes Españoles eran muy superiores a los sacerdotes Mestizos, pero que aun así, ambos grupos demostraban grandes dotes musicales.
Otro elemento que la Iglesia causo una gran importancia, fue en una especie de entretención de los Vecinos y residentes de la ciudad de Santiago. Como en Santiago no se realizaban carnavales, fue muy necesario crear una entretención para el pueblo, pero que fuera acorde al adoctrinamiento del pueblo, y es así como crean las Procesiones en Chile. En un comienzo, se realizan dos que son muy importantes hasta la actualidad: la Procesión del Corpus, y la Procesión del Señor de Mayo. Si lo pensamos, estas procesiones fueron de gran importancia, porque lograba mantener la idea de la Religión muy por encima de cualquier entretención. Y al ser una ciudad con tantas capillas y conventos, generalmente –creo yo—que participaba la mayor parte de la comunidad en estos eventos de entretención del pueblo.

[/URL]


Aun así, la parte más importante de la religión, fue la Economía. Sobre todo la jesuita. Es por eso que la frase de Jaime Valenzuela “Los cargos de Seculares estaban en directa relación con los intereses políticos y con la dirección doctrinaria que la propia Corona deseaba imprimirles” --frase ya mencionada-- también tiene relación directa con las acciones de los jesuitas, los cuales fueron la clave para la expansión de la economía en el ámbito local, y al mismo tiempo, para hacer independientes muchos tajamares – como mencionaba anteriormente—creando un vinculo directo con el Estado. Por lo que fue necesario enviar a la Iglesia para hacer un poco más independiente a la colonia Chilena. Como dice Sergio Villalobos “El régimen era mucho más que una unión entre Iglesia y el Estado: Era una Compenetración”. Recordemos que el capital esencial que teníamos para costear el ejercito permanente al norte del Bio-Bio, era dinero enviado desde el Perú y ahora, que la colonia se volviese independiente –hasta cierto punto—podría proliferar a mayor envergadura la economía de las colonias que participaban directamente en la ayuda de Chile.
Como no se podía conquistar la zona sur del Bio-Bio, el Autor Ricardo Cruz-Coke nos revela que el Rey Carlos III, consideraba muy peligroso el territorio de Chile, porque “Todos estos acontecimientos – Terremotos, inundaciones, sequías, epidemias, la guerra de Arauco--afectó también la evolución de la medicina hispánica en Chile, impidiéndole su progreso científico y desarrollo como en otras regiones de América y de Europa.” El autor se refiere a la Medicina a la Iglesia, pues era ésta la que le quitaría todos los males al continente, y podría restablecer el Orden que debían recuperar. Y como en Chile continuaba la guerra, los Jesuitas intentan realizar otro tipo de guerra defensiva, liberando a los Indios prisioneros y a los Esclavos, para poder crear una relación de Paz y Convivencia, pero Ricardo, confirma que todos los araucanos liberados, volvieron al ataque de las fronteras con los españoles, dejando totalmente ineficaz la resolución jesuita para alcanzar la anhelada paz. O sea, podemos ver también claramente, que la intervención de la Iglesia, no solo se dio en el ámbito social—como ya hemos visto-- y en el político, sino que también en el Militar, proponiendo estrategias de guerras, para alcanzar la paz.
Pero a pesar de que intentaban alcanzar la paz, inevitablemente, los Sacerdotes cumplían con sus ordenes de adoctrinar y evangelizar, así que inevitablemente, luchaban de alguna u otra forma con la religión de los Indígenas, creando no solo un conflicto físico, sino que espiritual. Como dice Maximiliano A. Salinas “ Este catolicismo, proceso de hegemonía religiosa de una élite patriarcal y autoritaria, fue, al fin, un modelo de cristianismo Urbano, destinado a controlar y reprimir la Religión y cultura rurales, tarea que venia a significar atacar el mundo campesino tanto de Europa, como del nuevo mundo”. Fue por esa razón que los sacerdotes ponían tanto énfasis en adoctrinar a los Indígenas que habían en las ciudades, pues recibían ordenes directas no solo de evangelizar, sino que de cambiar su cultura, para poder establecer una hegemonía con los habitantes españoles. Recordemos que estos Indios también eran Súbditos del Rey, y al profesar religiones distintas, o por el solo hecho de no ir acorde a los mandatos Reales, estos hombres podrían ser considerados “traidores” a la Corona – suceso extraño, porque los Indígenas jamás juraron lealtad a la corona.
Pero no solo era reprimir a los Indígenas, porque como ya he estado mencionando, tenían la labor de disciplinar a los propios españoles que vivían en el territorio, los cuales iban teniendo una especie de “sincretismo cultural”, el cual molestaba mucho a la Corona, debido a que en España, no eran tolerantes religiosos, por lo que no podía darse en sus Colonias –que también eran parte del reino. La idea de hegemonía religiosa, era tener el control religioso dentro de las sociedades coloniales, es decir, que la idea del Catolicismo, debía predominar por sobre cualquier otra religión, y establecer ideas de culturales y sociales, por sobre cualquier otra comunidad existente en el territorio.




Es aquí donde comienzan los adoctrinamientos que se mezclan con las culturas aborígenes. Podemos saber claramente esto, debido a las construcciones de parroquias y de iglesias que habían a lo largo del territorio. Lo sabemos porque las religiones se mezclaban, y para poder tener Fieles en sus parroquias, siendo necesario establecer Santos en los lugares de culto, filtrando –posiblemente—las religiones Paganas de los Indígenas. Por ejemplo, sabemos que al Sur de Chile, en el actual territorio de Chiloè, durante los siglos XVII y XVIII, fueron muy comunes los “Santos Patronos”, como lo son Apóstol Santiago, Nuestra Señora de la Gracia, San Antonio, Nuestra señora del Rosario, Nuestra Señora de los Dolores, San Juan, Inmaculada Concepción, Patrocinio de San José, San Pedro, Santa Maria, Nuestro Señor, San Pedro Nolasco, Nuestra Señora del Carmen, Nuestra Señora de la Candelera, Purísima Concepción y Nuestra señora de Lourdes. Podemos apreciar que la variedad es excesivamente dudosa, en tan solo un pequeño territorio. Pero si pensamos que en estos lugares, habitaban una gran cantidad de Culturas Indígenas—Mapuches, Pehuenches, Chonos, entre otros-- podemos asociarlos a que adaptaron sus propias religiones para no ser perseguidos por el Santo Oficio y continuar secretamente con los ritos de sus religiones originarias. Quiero decir que estas imágenes que tenían nombres de Santos pertenecientes a la Iglesia Ortodoxa, solo eran un simple distractor, mientras que los habitantes de estos territorios, podían ejercer los cultos de sus respectivas religiones; o también pudo darse que la comunidad adopta ideas de ambas religiones, creando nuevos cultos. Digo todo esto, por que la misión de la iglesia era adoctrinar a lo Indígenas, españoles y criollos, en las creencias Cristianas, pero establecer tantos Santos, en un territorio no muy extenso, con la idea de adorar al Dios Padre, es realmente incomprensible.
Con todo esto, podemos ver que la importancia de la Iglesia, es en estricto rigor, la que ayudo a la evolución, y a la Culturización de los que habitaban en la Colonia. No solo ayudaron Filosóficamente – en el sentido del adoctrinamiento --, sino que también en el material, es decir con nuevas enseñanzas en técnicas de los artesanos que traían los jesuitas, o los arquitectos que trajo García Hurtado de Mendoza, los cuales sirvieron para poder crear una “Cultura Nacional”, pero todo esto conforme a la religión que se mezclaba lentamente con la aborigen. Toda esta cultura, se manifiesta con los Ritos que realiza la comunidad, como las Procesiones, o las misas que realizan para los Santos de las capillas, o de algún modo, se puede entender que si no hubiera llegado la Iglesia al territorio, no hubiera ocurrido ninguna evolución en la mentalidad de esta nación, que se puede argumentar, que es la mas nueva del periodo Colonial.
Es difícil entender que la nación Chilena se haya consolidado, si la Religión, y los eclesiásticos no hubieran aparecido. No se hubiera podido consolidarse la economía, la cultura, o la simple unión de la nación. Por lo que se puede dar a entender que la Consolidación del pueblo Chileno, solo se logro gracias a la Iglesia que arribo, con la misión de realizar la Compenetración con el Estado, pero que solo más tarde, la iglesia se fusionó con los moradores de la zona, es decir, que al buscar su propia salida de desarrollo (Iglesia-Estado), encontró la mejor manera, mezclándose con la cultura aborigen, la cual en un comienzo, debía eliminar, para imponer las ideas Ortodoxas Europeas, su cultura, y sus pensamientos. Pero como ya hemos revisado, no salió como se esperaba en un comienzo, y fue esa la razón, por la cual se pudo crear un pensamiento Único de Nación, pues los problemas y dificultades que ellos sufrieron, no se puede haber comparado con otras colonias de ese entonces. Quiero decir, que toda esta sociedad nació, solo por la intervención de la Iglesia en todos los ámbitos de importancia: Economía, Vida Social, Religión, Arte, Arquitectura, Política, Estrategia militar, etc.



Bibliografia



-Crus-Coke, Ricardo. Historia de la Medicina Chilena, Santiago: Editorial Andrés Bello, 1995.
-Góngora, Mario: Encomenderos y estancieros. Universidad de Chile / Valparaíso: 1970.
-Grez Toso, Sergio. De la "regeneración del pueblo" a la huelga general: Génesis y evolución: Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos, 1997.
-Guarda O.S.B, Gabriel. Capilla del Valle del Elqui, Santiago: Edición Universidad Católica de Chile, 1986.
-Guarda O.S.B, Gabriel. Iglesias de Chiloe, Santiago: Edición Universidad de Chile, 2000.
-Mora, Álvaro. Monumentos Nacionales y Arquitectura Tradicional, Santiago de Chile: Nova Grafica S.A.
-Salinas, Maximiliano, Canto a lo divino y religión popular en Chile hacia 1900: Lom Ediciones, 2005.
-Frias, Francisco. La Historia de Chile: Tomo I. Chile: Editorial Zig-Zag, 2000 20ª edición.
-Valenzuela, Jaime. Las liturgias del poder: Celebraciones públicas y estrategias: Lom Ediciones, 2001.
-Villalobos, Sergio. Chile y su Historia: Editorial Universitaria, 2001.
avatar
Herodoto
Admin

Masculino
Cantidad de envíos : 22
Edad : 29
Localización : Santiago de Chile
Fecha de inscripción : 17/09/2008

Ver perfil de usuario http://historicidad.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Ordenes religiosas en Chile

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.